Brujería Mortal Historia de Terror

Brujería Mortal Historia de Terror

0
(0)

Soy de una población rural de la zona del Tolima que está ubicada en Colombia. Vengo de una familia extensa con seis hijos, cuatro varones y dos mujeres, yo soy la menor. Aún me cuesta recordar esos días en los que pasó esto que voy a contar Brujería Mortal Historia de Terror. Mi hermana mayor era muy hermosa, dicen que desde que nació ya era la bebé más bonita del pueblo y la verdad es que cuando crecimos ella tenía muchos pretendientes, sin embargo, se enamoró y se casó muy joven. Su esposo era ganadero, tenía mucho dinero, podía decirse que era la persona con más dinero de esa zona, era muchos años más mayor que mi hermana, pero sin importar la diferencia de edad la quería con todo su corazón. Luego de casarse intentaron tener hijos, se les veía muy felices, pero entonces mi hermana empezó a enfermarse, al principio pensamos que estaba embarazada porque tenía mareos y náuseas, además de que su estómago se había inflamado como si tuviera unos meses de embarazo, pero tenía muchos dolores. En el pueblo no había un hospital, pero si un centro de salud, allí la revisaron y confirmaron que no estaba embarazada, sin embargo, no sabían que le pasaba, recuerdo que le hicieron varios exámenes, pero todo parecía normal, pero ella continuaba empeorando y con mucho dolor, en el centro de salud les recomendaron ir a la ciudad para que pudieran tratarla médicos especialistas en el hospital, así que su esposo fue con ella hasta Bogotá, la capital de Colombia. No recuerdo exactamente cuánto tiempo fue, pero duraron un buen tiempo en la capital, allí le hicieron diferentes exámenes a mi hermana, en un momento pensaron que podía tratarse de cáncer, pero uno tras otro los exámenes continuaban arrojando buenos resultados, los médicos no podían explicar la razón de los dolores de mi hermana, e incluso algunos le dijeron a su esposo que tal vez estaba fingiendo. Cansados regresaron a casa con la impotencia de no saber qué más hacer.

Como bien es sabido en los pueblos pequeños los chismes vuelan y como el esposo de mi hermana era muy conocido por todos en la región, la noticia de la mala salud de mi hermana recorrió rápidamente todo el pueblo. Entonces un día una señora fue a la casa de mi hermana, donde la recibió su esposo, ella le dijo que podía ofrecerle sus servicios para saber lo que le pasaba a ella, pero como él era una persona muy escéptica no le puso mucha atención, así que la señora le dijo dónde vivía por si él cambiaba de opinión. Cuando nos contó que la curandera había ido a verlo rápidamente intentamos averiguar quién era esa mujer y como dije antes que en los pueblos como este todo se sabe con mucha rapidez, logramos averiguar que la señora tenía conocimientos de embrujos y había curado a muchas personas de la región, así que convencimos al esposo de mi hermana para que la contratara y aunque él no creía mucho en las aptitudes de la curandera estaba desesperado por lo mal que veía cada día a su esposa. Entonces la curandera fue a hablar con mi hermana, le hizo algunas preguntas con respecto a cómo se sentía y tocó su estómago, luego le dijo a ella y su esposo con mucha preocupación, que lo que le pasaba a mi hermana era resultado de un entierro, algo muy común utilizado en brujería y magia negra, pero que sentía que no era un entierro común, era algo muy poderoso y que llevaba mucho tiempo, lamentablemente la curandera dijo no tener las habilidades suficientes para tratar con este caso, pero les aseguró que conocía a alguien, un hombre que si podía, solo que era una persona muy difícil de contactar pues vivía en un territorio indígena que quedaba más allá de donde nosotros vivíamos. Pasaron un par de semana y mi hermana empeoraba, a pesar de tener el estómago extrañamente inflamado, sus brazos y su rostro empezaban a tornarse demacrados y casi no podía tragar los alimentos, fue entonces cuando apareció el hombre del que la curandera había hablado. Era un señor de mediana edad, de rasgos indígenas, un chamán, hablaba bien el español, se presentó en casa de mi hermana y lo que pasó ese día cambió por completo el pensamiento del esposo de mi hermana. El chamán les hizo algunas preguntas, luego hizo un ritual con humo, un sahumerio, mi hermana me contó que en ese momento empezó a sentir como un cosquilleo en su garganta, se atoró y empezó a toser, pensó que podía ser a causa del humo, pero entonces una mosca salió volando de su boca, el chamán la agarró entre sus manos mientras el esposo de mi hermana observaba sin poder creer lo que estaba pasando. Después de esto el chamán les confirmó que lo que le habían hecho a mi hermana era causado por un entierro muy poderoso y oscuro y que efectivamente llevaba mucho tiempo, sin embargo, les dijo que creía saber el lugar aproximado en dónde podría estar el entierro. Prometió buscarlo y comunicarse con ellos, dijo que tendrían que hacer una especie de ritual en el que era muy importante que toda la gente que de verdad quería a mi hermana asistiera. Después de unos días el chamán encontró el lugar, era en medio del monte, no muy lejos del pueblo. Nos citó en la tarde, pero él llegó un par de horas antes para hacer una preparación para el ritual. Cuando llegamos nos dimos cuenta de que él había estado buscando entre la tierra con lo que parecía un palo de madera bastante grande en forma de Y que generalmente es utilizado en algunas comunidades para buscar agua. Recuerdo bien que ese día fuimos todos los que queríamos a mi hermana, tanto familiares como amigos y también recuerdo que a un lado de nosotros había miembros del ejército, luego supe que estaban allí para cuidar al chamán, ya que era muy conocido en la zona.

Cuando estuvimos todos, él nos explicó lo que haríamos, debíamos formar un círculo alrededor de donde él estaba ubicado, mi hermana debía ubicarse junto a él dentro del círculo, nos indicó a los familiares tomarnos de las manos y a los demás cerrar los brazos formando una X, dijo que podíamos rezar y pedir por la protección de mi hermana al dios en el que creyéramos y nos advirtió que lo más importante era que al terminar, debíamos ir directamente a nuestra casa, no podíamos detenernos en el camino por ninguna razón, dijo que seguramente veríamos animales u obstáculos en la carretera, pero que debíamos ignorarlos y seguir de largo aunque se nos atravesaran. Hicimos el círculo como él nos indicó, después él empezó a decir unas palabras en su lengua materna y removió la tierra de dónde sacó un frasco que contenía lo que parecía un feto pequeño enredado entre una gran cantidad de cabello y un líquido de color turbio en el que se podían ver gusanos flotando. El chamán puso el frasco en el suelo y empezó a hacer una serie de movimientos y a recitar lo que parecían rezos en una lengua desconocida para mí, entonces mi hermana se agarró el estómago, calló de rodillas al suelo y empezó a vomitar un líquido marrón, quise moverme para ayudarla, pero no fui capaz, no podía hablarle ni gritar, recuerdo que solo podía seguir rezando. Ella continuaba vomitando, pero ahora salían pequeñas larvas de gusanos de su boca y cucarachas, cada vez que el chamán intensificaba el volumen del rezo que estaba haciendo ella vomitaba más y entonces recuerdo que sentí como el ambiente empezó a ponerse extremadamente frío a pesar de que era una región donde la temperatura nunca baja de 28 grados. De pronto mi hermana dejó de vomitar y en ese momento el chamán se detuvo, se acercó a ella y le dijo una última cosa que no pude escuchar mientras la ayudaba a levantarse, dijo que podíamos irnos, lo único que quedaba por hacer era esperar para ver si el ritual había funcionado y nos recordó no detenernos en el camino por ninguna razón, sin importar lo que viéramos, aunque tuviéramos que pasar por encima del ser que se nos atravesara. Nos fuimos pronto del lugar, ni siquiera me fijé en qué había sucedido con el frasco repugnante que había sido desenterrado durante el ritual. Arrancamos en el auto del esposo de mi hermana, mi madre y yo íbamos en parte de atrás con ella y mi hermano iba en el asiento de adelante. Ella estaba débil, pero su estómago estaba notablemente menos inflamado, dijo que sentía un poco de alivio, como si se hubiese quitado un peso de encima, aunque aún se le veía agotada. Cuando estábamos muy cerca del pueblo un ave que parecía un chulo, pero inusualmente grade se atravesó en nuestro camino, nos asustamos, pero el esposo de mi hermana aceleró y al parecer el animal voló por encima del auto, después más adelante en el camino, vimos una mula a lo lejos, lo extraño es que en cuanto el animal sintió que nos aproximábamos se atravesó en medio de la carretera y empezó a correr de frente hacia nosotros, el esposo de mi hermana continuó acelerando, no tenía intenciones de frenar y estaba dispuesto a todo con tal de salvar a su esposa, entonces cuando sentí que estábamos a punto de chocar con el animal cerré los ojos esperando sentir el impacto del golpe, pero no pasó nada, miré hacia atrás en el camino y no había señales de la mula. Llegamos a casa de mi hermana y la ayudé a recostarse, ahora debíamos esperar y tener fe en que mejoraría. Pensé que lo que acabábamos de vivir era lo peor que nos había pasado, pero después de un par de horas escuchamos al esposo de mi hermana gritar, corrimos a su habitación para darnos cuenta de que mi hermana ya no estaba respirando. El informe de la autopsia dijo que habían encontrado múltiples laceraciones en el estómago, el esófago y la garganta, seguramente fueron causados por todo lo que había vomitado aquel día.

 

Autor: Luna

Derechos Reservados

¿Te ha gustado esta historia?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar esta historia.

REDE
Author: REDE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.