La Casa Gris Historia de Terror

La Casa Gris Historia de Terror

0
(0)

Les contaré la historia sobre La Casa Gris Historia de Terror, hace algunos años vivía en una colonia al poniente de mi ciudad, en esa casa vivía con mis padres y mi hermano con quienes no convivía mucho por la diferencia de edades, bueno corría el año de 1994 yo tenía 10 años en ese entonces mi mejor amigo vivía dos casas de la mía, cada tarde después de la escuela nos juntábamos a jugar ya sea en su casa o en la mía, como estábamos en diferentes escuelas nos platicábamos todo lo que sucedía en nuestro día hasta el momento de vernos, nos encantaba explorar, de hecho no muy cerca de nuestras casas había un pequeño cerro lleno de verdes árboles y rocas hermosas que nos encantaba recolectar, nos sentíamos indiana jones recolectando tan preciados minerales, un día estábamos caminando por un sendero por el cual nunca habíamos pasado estábamos nerviosos, pero con ansias de encontrar una aventura para nunca olvidar, recuerdo muy bien que nuestros padres nos dijeron que nunca fuéramos solos al cerro lo pienso y tenían toda la razón hay miles de cosas que pudieron habernos pasado mientras recorríamos esos lugares solos, en fin llegamos al final del sendero y a lo lejos encontramos una pequeña casa color gris, parecía no estar terminada tenía dos pisos, el piso de arriba pareciera estar a punto de colapsar, ya que la construcción se veía a medias nosotros teníamos un espíritu aventurero y decidimos entrar a la casa, para ese entonces llevábamos linternas a todos lados la casa era algo tenebrosa porque a pesar de ser de día estaba rodeada de árboles que le daban un aspecto obscuro y tenebroso a la hora que fuese, lo más extraño es que la casa tiene algunos muebles, algunas mesas de metal y unas sillas como de consultorio recorrimos la casa por completo y en cada momento sentíamos que encontraríamos algo interesante, pero lejos de eso era solo una casa común y corriente el segundo piso se veía algo peligroso las escaleras estaban algo frágiles y el segundo piso tenía agua tirada y algunos pájaros muertos, volvimos a la casa después de nuestra expedición, pero hicimos la promesa de que no le contaríamos de ese lugar a nadie, ya que próximamente se convertiría en nuestro club, pasaron los meses y una o dos veces por semana íbamos a nuestra casa club, a veces dejábamos nuestros juguetes, pero dejamos de hacerlo, ya que de manera extraña desaparecían en nuestra próxima visita. Un día como de costumbre estábamos jugando en la parte de abajo de la casa cuando escuchamos unos ruidos que venían de la parte de arriba parecían ser los sonidos de pasos, unos pasos muy pesados decidimos no hacer ruido y salir de la casa de inmediato dejamos de ir por un par de semanas, ya que ese día realmente nos espantamos, cuando regresamos a la casa se veía más cambiada, más oscura que de costumbre las mesas de metal habían desaparecido y las sillas estaban rotas algo estaba pasando alguien había destruido nuestra casa club, cuando subimos por las escaleras vimos una escena que jamás olvidaremos había manchas de sangre por todos lados más pájaros muertos y algunos otros animales había unos pentagramas muy raros escritos en las paredes con lo que parecía ser sangre y vísceras de los mismos animales, muertos de miedo salimos de esa casa para tratar de no volver más. Pasaron un par de años y con la llegada del Internet la comunicación con mi amigo era diaria ya casi no nos juntábamos a jugar, nuestra comunicación era por correo electrónico, la navidad de ese año mi amigo recibe de regalo un par de walkie talkies de muy buena calidad que su papá había traído de Estados Unidos, esa mañana mi amigo fue a mi casa y me dijo, te daré uno yo me quedaré con el otro para estar comunicados, era lo mejor, nos pasábamos horas y horas platicando, un día me comentó que le gustaría volver a la casa club yo le comenté que todavía sentía miedo desde la última vez, que no me gustaría volver a ese lugar y así quedó la conversación, un día recibo una llamada, era de mi mejor amigo se dirigía solo en la casa gris me comentó que me diría lo que estaba pasando por medio del Walkie Talkie, sentía ganas de acompañarlo, pero ese día estaba lloviendo y no podía sacar de mi cabeza aquellas imágenes que he vi la última vez. ¿Me escuchas? ¿Voy llegando al club me dijo mi amigo por el walkie talkie, se ve más tenebroso que de costumbre la parte de arriba de la casa se quedó sin techo los árboles están más tenebrosos deberías estar aquí, le respondí no gracias con la última vez quede más que asustado, pero dime qué hay adentro le contesté recuerdas las mesas de metal? ¿Si las recuerdo que con eso? ¿Pues están de vuelta pero no vas a creer lo que estoy viendo, recuerdas nuestros juguetes? Claro que lo recuerdo qué pasó con ellos? Pues están todos! Están en las escaleras como si estuvieran haciendo un camino hacia arriba en ese momento algo extraño pasaba por mi cabeza y cuando reaccioné le grite no subas! No subas! Es una trampa, intenté comunicarme con él pero no me contestó, esa misma tarde los padres de mi amigo fueron a mi casa preocupados su madre estaba al punto del llanto yo no sabía si decirles o no lo que había escuchado, pero tome fuerzas y decidí hacerlo, los padres de mi amigo llamaron a la policía y de inmediato ellos llegaron, juntos fuimos a aquel cerro, recorrimos aquel sendero hasta llegar a la casa gris no me van a creer lo que les voy a decir, la casa no estaba, solo se encontraban los árboles, yo les juré que estaba ahí, pero no me creyeron, mi amigo había desaparecido. Los años pasaron yo me casé y nunca jamás volví a ir a ese lugar, mis padres acababan de morir hace algunos años primero mi madre y después mi padre la casa quedó sola y como mi hermano se había ido a vivir a Canadá me tuve que hacer cargo de limpiar la casa de mis padres para así poderla rentar, los padres de mi amigo se habían mudado un año después del incidente y casi todos los vecinos que conocía había fallecido o se habían mudado, justo cuando entré mi antiguo cuarto y estaba recogiendo mis cosas encontré mi viejo Walkie talkie, era todo lo el recuerdo que quedaban de mi viejo amigo, con mucha nostalgia lo saque de la caja y me pregunté si todavía funcionaria, le coloque unas baterías y todavía funcionaba me dio gusto encenderlo y acordarme de aquel amigo que tenía, cuando estaba a punto de apagarlo logré escuchar su voz claramente “amigo estás ahí” no podía creer lo que había escuchado no sabía si contestar o no era su voz definitivamente era su voz me dijo soy yo tu amigo no me recuerdas? Mi amigo desapareció hace mucho tiempo no puede ser, pensé de inmediato, la voz me dijo: encontré todos nuestros juguetes ella me los dio, le pregunté quien te los dio? Él me contestó, fue la bruja, ella me los dio, puedes venir a la casa gris? No sabía si esto era una broma o no, pero decidí ir y acabar con esto lo más rápido posible fui al cerro, recorrí el sendero después de tantos años y allí estaba, la casa gris los árboles que tenía alrededor estaban iguales, entre a la casa y sentí el mismo temor que hace años mi walkie talkie volvió a sonar, estoy acá arriba, subí las escaleras y no vi nada solo había una bolsa negra tirada en el piso, la abrí y los juguetes estaban dentro no había pasado el tiempo en ellos, yo estoy afuera me dijo mi amigo por la radio, salí de la casa dijo yo estaba impresionado porque pensé que se trataba de una mala broma, la radio volvió a sonar, sigue es ese río seco que está por allá la bruja me dijo que ahí tenía el resto de los juguetes, yo solo seguía las instrucciones que me daba lo que parecía ser mi amigo, mi amigo me indicó, en la parte de abajo del río hay un montón de tierra yo estoy allí, retire un montón de piedras que se encontraban en ese lugar y para mi sorpresa ahí estaban los huesos y parte del walkie talkie de mi amigo, el último mensaje que recibí fue: no confíes en la bruja amigo, yo no lo volveré a hacer.

 

Autor: Anónimo

Derechos Reservados

¿Te ha gustado esta historia?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar esta historia.

REDE
Author: REDE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.