La Mujer En Mi Pantalla Historia de Terror

La Mujer En Mi Pantalla Historia de Terror

0
(0)

La historia que contaré a continuación no tiene más de un año La Mujer En Mi Pantalla Historia de Terror.
Era un día miércoles, a principios del mes de diciembre, mi abuela acababa de fallecer en la
mañana de ese día, y el hospital había notificado a la familia que el seguro brindaría el apoyo
para su funeral.
Ese día, llegó toda la familia de mi abuela, y había gente que yo no conocía, venían de su pueblo
natal para velar el cuerpo en la capilla que había asignado el seguro.
Como yo realmente jamás tuve una buena relación con mi abuela, no quise ir al velorio y mucho
menos pensaba en ir al entierro, habíamos quedado en muy malos términos, ambas estábamos
enojadas.
Cuando ella falleció, no pudimos despedirnos, ni pedirnos perdón, y sinceramente yo no
quería. Mi mamá lo entendía, así que no me obligó a ir, pero me pidió que me cuidara mucho al
quedarme en la casa, que pusiera el seguro de la puerta y cerrará las ventanas, que no le abriera
a nadie hasta que todos regresarán del entierro.
Esa noche me la pasé hablado por mensajes con mi mejor amiga, me hizo el favor de estar
despierta conmigo hasta que yo pudiera dormir, y así fue hasta casi las 3:00 de la madrugada,
cuando le dije que ya estaba cansada y dormiría.
Me levanté para ponerle seguro a la puerta y revisé que todas las ventanas estuvieran cerradas,
después me acosté muy dispuesta a dormir, pero me acordé de poner a cargar mi celular, así
que me levanté de nuevo para tomar el cargador que estaba en la cocina.
Cuando fui, me di cuenta que la puerta de la entrada estaba abierta, pensé que tal vez por el
mismo sueño no la había cerrado bien, así que lo volví hacer, cerré con seguro.
Cargué mi celular, eran las 3:26 (marcaba la pantalla), y me recosté hasta dormir.
De pronto desperté sobresaltada, alguien estaba marcando a mi celular, pensé que era mi madre
para ver cómo estaba, así que medio dormida contesté…
– ¿Bueno?-
Pero nadie me contestó, pregunté más de cuatro veces hasta que a lo lejos, se escuchó la voz
de una mujer que dijo:
– Algún día nos veremos –
Inmediatamente me espanté, no era la voz de mi madre, ni una voz conocida, la llamada se cortó
y del miedo salí del cuarto para irme a la sala y prender la tele para distraerme. Esa voz me había
causado muchos escalofríos, pero intenté relajarme.
Tenía las luces apagadas y el televisor prendido en el canal de compras, cuando nuevamente mi
celular sonó, me dió miedo responder, así que dejé que se perdiera la llamada.
Ya iban a dar las 4:00 am, cuando otra vez sonó el teléfono, tenía miedo pero estaba dispuesta
a responder, entonces vi que no había ni una llamada, mi celular solo estaba vibrando con la
pantalla apagada, por lo que la prendí y salió al instante una imagen de la cara de mi abuela. Me
asusté horrible, grité y aventé mi celular por inercia reaccionando por el susto.
Corrí a prender las luces, y levante mi celular, mi fondo de pantalla era el mismo de siempre (un
astronauta con flores), pero yo sabía lo que había visto.
Intenté calmarme y olvidar el terrible momento. Pensé que quizás mi cerebro me estaba
haciendo una mala jugada, ya sea por el cansancio, alucinaciones o lo que sea. Tenía que
relajarme y dormir un rato.
Se hicieron aproximadamente las 9:15 de la mañana, cuando desperté por un sonido en la sala,
pensé que alguien tocaba y me pare para abrir, pero no había nadie, así que cerré y me acomode
en el sillón y volví a dormir.
Una vez más, ese sonido de vibración de mi celular, era mi mamá que me avisaba que ya casi
iban a regresar, que fuera quitando el seguro y abriera las ventanas para que el aire entrará.
Minutos después reaccioné, pues seguía un poco dormida. Cuando me dirigí hacia la puerta
para quitar el seguro, no estaba puesto, yo sabía que había cerrado la puerta más de una
ocasión con la chapa y el seguro…
Cuando abrí la puerta para checar si no era la misma que botaba el seguro, la otra del baño (qué
estaba a un lado) se abrió sola, tenía miedo, en verdad jamás había sentido tanto pánico de
estar sola una mañana tan soleada.
Volteo a ver hacia el baño y lo único que alcance a ver fue la misma silueta de mi abuela. En
cuestión de segundos, mi celular, la televisión y el estero se prendieron con estática. Al ver mi
celular, la imagen en la pantalla era la de mi abuela y escuché su voz que provenía del baño,
diciendo:
-Algún día nos veremosEstaba en shock, espantada salí mejor de la casa y me senté afuera a esperar. Cuando llegó mi
mamá y el resto de la familia, yo estaba hecha un llanto, le conté a mi mamá lo sucedido esa
noche, y me calmó, después me dijo que el espíritu de mi abuela seguiría aquí hasta que nos
perdonáramos, porque no se iba a ir en paz.
Le hice una oración para que ella descansará, pidiéndole perdón. Desde esa vez no me ha vuelto
a suceder nada similar.

 

Autor: Anónimo

Derechos Reservados

¿Te ha gustado esta historia?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar esta historia.

REDE
Author: REDE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.