La Sombra Y El Paciente Historia de Terror

La Sombra Y El Paciente Historia de Terror

0
(0)

Quiero relatar una anécdota que me sucedió hace algunos años en mi trabajo como enfermero en una sala de psiquiatría de Venezuela La Sombra Y El Paciente Historia de Terror, en donde estuve bastante tiempo en el turno de la noche. Había un paciente muy joven que habían hospitalizado, tenía unos tres días en la sala y su diagnóstico era depresión, se veía cabizbajo y demacrado de la cara, hablaba muy poco, solo decía que él no tenía nada, que alguien poderoso le había puesto un espíritu para dañarlo, incluso decía que necesitaba un padre o sacerdote para ser ayudado. A veces se le veía murmurar mientras caminaba por los pasillos, también volteaba la cara como si estuviera hablando con alguien más. Estoy un poco habituado a este tipo de pacientes por lo que lo tenía de vigilancia para que no fuera a hacerse daño. Una noche, quizás el tercer día de que ingresó el paciente, llegué a mi guardia nocturna, para mi pesar estaba yo solo laborando debido a la falta de personal, me llamaron por teléfono y la supervisora me platicó que mandarían a algún enfermero en el transcurso de la noche. Al pasar una hora llegó una enfermera a ayudarme, ella era del turno matutino y estaba haciendo guardias, se le veía un poco nerviosa por trabajar por primera vez con pacientes psiquiátricos, sacamos el trabajo y ella se sentó a platicar con el paciente nuevo, este le contó sobre lo que pasaba, que él no tenía nada, que todo era un muerto que lo acechaba. La enfermera lo calmó, le dio ánimo, le dijo que eso del muerto era una fantasía, le decía al paciente que esas cosas no pasaban, que pronto estaría bien con la medicación y volvería a su casa, así pasó un buen rato hasta que llegó la hora del descanso de los pacientes. La enfermera le tocó descansar primero y yo me quedé de guardia, ella se fue a dormir en la sala, que es un área donde los enfermeros descansamos, era más allá de la medianoche cuando escuchó unos pasos caminar rápidamente por el pasillo, se trataba de la enfermera, llegó hacia donde me encontraba, ella se veía como si hubiera llorado, con cara de espanto, al verla me asustó un poco y le dije: “Que pasó colega, todavía falta que termine tu hora de descanso, hasta las dos de la mañana, aún todavía es mi turno de estar aquí”, ella se sentó y me contó algo que todavía hoy me da escalofríos de recordarlo. Ella me respondió: “Colega me fui a dormir, al cabo de un tiempo sentí una presencia, yo creo que estaba entre dormida cuando lo sentí, al abrir mis ojos pude ver una sombra delante de mí, no podía gritar ni moverme, esta sombra se acercó a mí y con una voz chillona y escalofriante me dijo: “Deja a ese paciente que le hablas, déjalo, él es mío y soy real, si no lo dejas en paz volveré por ti)””. Ella me contó que estaba paralizada de miedo, no podía creer lo que estaba sucediendo hasta que pudo pararse y correr hacia donde estaba yo, mi colega recordó la plática que tuvo con el paciente y que le dijo que no creyera en espíritus. Mi colega estaba sentada con una cara que realmente me atemorizaba, ella no podía más y comenzó a llorar mientras yo intentaba calmarla. No soy muy creyente, pero aun así del miedo los dos comenzamos a rezar unos minutos para tranquilizarnos, preferí acompañarla hasta que amaneció, terminamos la guardia y ya estábamos más tranquilos, pero antes de irnos con miedo me dijo que nunca más volvería a trabajar en esa sala. Tuve varios días libres y cuando regresé al trabajo ya el paciente había sido dado de alta, en una ocasión le comenté lo sucedido a un médico psiquiatra con quien tenía una amistad y en realidad me sorprendió su respuesta siendo que él es un hombre de ciencia: “Amigo es un mundo extraño hay cosas que he visto que no he podido explicar, en algunas ocasiones he recurrido a sacerdotes para ir juntos a ver a los pacientes, alguna vez también tuve miedo.” Espero que les haya interesado el relato, soy nuevo aquí y quería compartir esta experiencia de mi vida con ustedes, saludos desde Venezuela.

 

Autor: Anónimo

Derechos Reservados

¿Te ha gustado esta historia?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar esta historia.

REDE
Author: REDE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.