La Muerte Frente A Nosotros Historia de Terror

La Muerte Frente A Nosotros Historia de Terror

0
(0)

Tengo ya mucho tiempo queriendo contar esto La Muerte Frente A Nosotros Historia de Terror, y es que mi esposa tiene una maldición encima, pues desde hace mucho un brujo o quizás algo parecido la maldijo para amarrarla a un lado de él. Sin embargo, a mí me lo habían advertido, y hoy en día es fecha aún que sigo viendo el espíritu de una anciana en mi casa que me lo sigue recordando.

Soy originario de Tepatitlán de Morelos, y cada mañana al despertarme veo frente a el rostro de una mujer pálida, con arrugas por todos lados y con cuencas oscuras en vez de ojos. Siempre me observa cuando duermo, puedo sentirla a un lado mío, y cuando abro los ojos allí está observándome. Al principio me aterrorizó muchísimo que tenía que cubrirme con las cobijas, sin embargo, con el pasar de los años han estado disminuyendo las apariciones. Pero aun así allí está, cuando estoy por entrar a una habitación se oculta detrás de las puertas, o se asoma a un lado de la pared para observarme. Pero creo que debo darles el contexto del porqué me pasa esto, y creo que comprenderán mejor mi situación.

Cuando era más joven, trabajaba en una empresa que se encargaba de contratar trabajadores para otras empresas, fue allí donde la conocí a ella, a quien llamaré Alondra, pues cuando llegó para una entrevista me enamoré de ella. Por suerte yo era correspondido así que empezamos a salir juntos. Al principio ella era una gran persona, muy atractiva y me escuchaba, pero conforme fue pasando el tiempo su carácter cambió, pues parecía ser que algo le molestaba. Pensé que quizás era hora de dar el siguiente paso y proponerle que ahora fuéramos novios, pero pareciera que mis pensamientos tenían alas pues alguien más ya se había enterado de mis intenciones, ya que una tarde al regresar del trabajo a mi departamento, me encontré pegada una carta por fuera. La cual al abrirla me advertía diciéndome que no debería acercarme a Alondra. La carta no tenía remitente, y era muy simple, no quise hacerle caso a la advertencia y ni mencionárselo a ella, por lo que decidí romperla y tirarla a la basura.

Pocos días pasaron y ambos comenzamos ya a salir como pareja, su actitud mejoró mucho conmigo e incluso la podía ver más segura de sí misma. Pero todo esto cambió cuando una ocasión al salir de mi departamento me encontré a una mujer ya de avanzada edad esperándome afuera. Yo no le había hecho caso alguno hasta que me interceptó sin dejarme avanzar, su rostro tenía ya bastantes arrugas, y cuando caminó hacia mí pude notar que cojeaba. Me dijo con una voz muy rasposa: Esa Mujer con la que pretendes andar trae la sombra de la muerte encima, déjala ir y no estés cargando con peso que no te corresponde. Todo esto me quedo muy grabado pues me sorprendió que una desconocida supiera sobre mí y mi vida personal, me dio un poco de gracia y le agradecí, me retiré rápidamente de allí dejándola sola.

No quise darle importancia a ello, pero cuando vi a mi Novia en el trabajo fue inevitable acordarme de lo que dijo. No quise prestarle más atención, ya se acercaban las Fiestas de Abril, por lo que le sugerí a mi novia que esa noche podamos salir juntos. Fue a partir de aquí que las cosas empezaron a tornarse distorsionadas.

Nos fuimos caminando a un lado de la Avenida principal, poco nos faltaba para llegar a la entrada, ella me tomó de la mano y un repentino recuerdo de esa vieja señora llegó a mi cabeza, y en ese momento, un repentino automóvil se pasó el alto atropellando a una persona, aun recuerdo la imagen del cuerpo girando en el aire frente a , su cuerpo frente a , y pude verle el rostro, se trataba de aquella mujer que me había advertido sobre mi novia, sé que sonará grotesco, pero realmente la situación fue así, pues mis zapatos se mancharon de la sangre de aquella mujer, quien no dejaba de sangrar, traté de pedir ayuda, pero nadie hacia nada, pero aquella mujer aún tenía fuerzas para hablar, me jaló del pantalón y me acerqué a ella, para solo escuchar sus últimas palabras que más me perturbaron… Ella atrae a la muerte, a los pocos segundos me soltó para fallecer. Me desconcertó su comentario, fue cuando me percaté que mi novia no se encontraba a mi lado, la había perdido de vista, rápidamente me moví del lugar y fui a buscarla, le estuve gritando por su nombre, fue cuando la logré ver sentada en una esquina llorando. Me acerqué a ella para preguntarle si se encontraba bien, más no podía hablar, le di un poco de tiempo para que se calmara, y me preguntó si aquella mujer estaba bien…

No pudimos entrar a la Feria, ella estaba muy inquieta por lo que tuve que llevarla a la casa de sus abuelos, pero cuando estábamos justo frente a ella, me dijo que me diría algo que le molestaba hace tiempo. Ella era de Arandas, y había tenido un novio allá, quien era bastante posesivo, sin embargo, era su trabajo el que más le perturbaba a Alondra, hacía trabajos, limpias y hechicería a quien se lo pidiera, de esa manera se ganaba la vida. Alondra le daba miedo todo aquello por lo que decidió terminar la relación, por su puesto, él no aceptó esto, y sentenció a Alondra diciéndole que se arrepentiría si lo dejaba, ella no le hizo caso. Los días pasaron y por amistades Alondra se había enterado de que este hechicero ya le había hecho un trabajo sin que ella se diera cuenta. Lo ignoró al principio, pero parecía ser que entre más lo olvidaba la gente a su alrededor fallecía. De hecho, una de las razones por las cuales se había venido a vivir a Tepatitlán fue porque sus Padres habían fallecido en un accidente de carretera. Esto impactó a la familia de una manera grave provocando que tuvieran que irse de Arandas para vivir en Tepatitlán. Le comenté a Alondra que todo podría ser pura casualidad y que esto que nos acababa de pasar también podría serlo, sin embargo, ella no parecía convencida, pues durante el proceso de cambio de residencia, fue uno de sus vecinos quien falleció también de forma repentina. Sin más que decirle a mi novia le propuse que fuéramos a buscar ayuda para realizarnos una limpia, quizás esto ayudaría en cierto modo. Esto último pareció que la llegó a convencer.

Esa noche en mi Departamento no podía dormir, cerraba los ojos y aún veía aquel terrible accidente. Más no sé que pasó que en un momento a otro caí profundamente dormido. Pero al despertar a quien voy viendo frente a mi era aquella vieja que había muerto frente a , su cara pálida y con dos enormes cuencas oscuras me observaban desde mi puerta. Me cubrí completamente con las cobijas y comencé a rezar todo lo que me sabía. Y cuando me asomé, aquella mujer ya se había ido. Me empecé a convencer a mismo que quizás algo estaba pasando que se encontraba ya fuera de mi control, así que me esmeré en encontrar a quien nos pudiera ayudar en este predicamento.

Hubo un día en el que mi novia no podía quedarse en casa de sus abuelos a dormir, así que me pidió quedarse en el departamento, yo estuve de acuerdo con ello, así que en cuanto terminamos los labores nos regresaríamos juntos a casa. Por azares del destino terminé más rápido yo, así que me adelanté al estacionamiento y mientras estaba limpiando el interior de mi auto, pude escuchar que alguien caminaba cerca de donde me encontraba yo, podía escuchar las pisadas sobre la grava suelta, así que me imaginé que se trataba de mi novia, cuando al levantar la vista lo primero que veo pasar al otro lado del automóvil fue a aquella anciana que se me aparecía de repente por las mañanas, me asustó tanto verla, no me la esperaba topármela a esa hora allí y cuando me salí del automóvil para distinguirla con mayor claridad, ya no estaba, había desaparecido, al cabo de un par de minutos fue mi novia la que llegó de repente preguntándome si me encontraba bien, yo no quise comentarle nada para no alterarla, así que la invité subir al auto para ya irnos a descansar.

Justo al salir del estacionamiento nos tocó luz roja para incorporarnos a la Avenida principal, mientras ella me platicaba sobre cómo había estado su día, pude divisar a una camioneta que circulaba con mucha velocidad, no sé que pasó que en ese instante tuve la sensación de que algo iba a suceder, y es que una moto detrás de mí me arrebató para pasarse el alto y al llegar a la avenida fue la camioneta quien lo impactó para proyectar al conductor de la moto hasta el otro extremo de la avenida. Fue un accidente terrible, mi novia estaba congelada por lo que había pasado, le dije que se quedara en el auto, inmediatamente Salí corriendo para auxiliar al de la camioneta quien tenía frente a , no parecía estar en malas condiciones, pude ver que ya había gente con el motociclista y anunciaban lo que me temía, el hombre ya había muerto.

No sé si les ha pasado esto, una sensación terrible de que algo sucederá es una opresión extraña en el pecho que no lo deja a uno respirar. Así me sentía justo antes del accidente y no dejaba de pensar que quizás aquella señora que vi en el estacionamiento me estaba advirtiendo, pero era mi novia quien se repetía constantemente que todo ello había sido su culpa, y que la muerte la había atraído ella.

Decidí que ya era momento de encontrar ayuda, así que contacté con gente que yo sabía que conocían a médiums o videntes o alguien que nos pudiera ayudar, fue cuando nos hablaron de una señora que vive cerca del panteón de mezquitan, pero para poder verla era necesario sacar una cita. Esto al principio me pareció exagerado, pero cuando llegamos al lugar donde nos haría la limpia, me sorprendió ver a tanta gente reunida.

Siendo muy honesto con todos ustedes, suelo ser muy creyente de todos los sucesos paranormales, sobre todo cuando en los últimos días me ha sucedido mucho, y al ver a toda esa gente reunida de algún modo hizo que reafirmara en mí aquella creencia. Tocó nuestro turno un par de horas después de nuestra llegada, la mujer que nos recibió se nos quedó mirando varios minutos a los dos, nos había dicho que era necesario hacernos esperar tanto tiempo pues nuestra aura estaba muy densa y cargábamos con algo muy fuerte los dos, por ello era necesario hacer unas preparaciones antes de atendernos. Describirles aquí todo lo que había visto allí me llevaría bastante, sin embargo, he de confesar que por primera vez en mucho tiempo sentía una especie de libertad. A los pocos minutos de estar sentados salió una mujer de una habitación quien no parecía ser tan grande como me lo habían comentado, ella nos observó a los dos y nos pidió que no nos movamos de nuestro lugar, sacó una serie de frascos y hierbas de una cajonera y se acercó primero con mi esposa. Fue cuando empezó a recitar una serie de palabras que no logré entender, solo la miraba en silencio mientras mi novia mantenía los ojos cerrados, cuando de la nada comenzó a hacer arqueadas para vomitar, rápidamente le acercaron un recipiente para que vomitara allí, aquella señora la tomó de la nuca e introdujo sus dedos dentro de la boca de mi novia, parecía que había agarrado algo pues empezó a jalar fuertemente, al principio me alteré pues creía que le había agarrado su lengua, pero de la boca de mi novia salió una bola de cabello de color negro, aquella mujer la traía en la punta de sus dedos y lo puso sobre el recipiente. Mi novia apenas podía respirar cuando nuevamente comenzó a sentir bastante asco y comenzó a vomitar. La saliva salía de color negro de su boca, y por más que escupía no cambiaba de color, aquella mujer le repetía que ya casi acababa, que faltaba muy poco y en un minuto por fin terminó. El recipiente quedo casi lleno de aquel líquido oscuro y con cabello. Fue cuando aquella anciana le comentó que tenía un fuerte trabajo encima, uno que pocas veces podía ver, pues toda la marmaja que había salido de su boca fue lo que hacía que jalara más a la muerte hacia ella provocando que la muerte de quienes la rodeaba también se acercara más y más. Nos comentó que no era cabello lo que había salido, si no más bien hilo, y que cuando este se acababa era hora de que la muerte llegaba.

A ambos nos realizó una limpia, comentando que con ello el trabajo había terminado, pero al tratarse de un fuerte embrujo era muy probable que aun las cosas seguirían pasando, por lo que tenía que repetir una vez más todo el proceso en un par de meses. Le comenté sobre la anciana que yo estaba viendo, y que podía hacer yo para que no apareciera, fue cuando la Bruja me comentó lo siguiente:

– Tú lo que tienes es alguien que te está ayudando, te advierte sobre las cosas que están por suceder, si la llegas a ver hazte a la idea de que debes estar preparado para lo que se venga. – Sin más la Bruja dio por concluida la sesión, y nos pidió que volvamos dentro de un par de meses.

Hoy en día, ya nos casamos Alondra y yo, he de ser muy honesto, ella se ve más tranquila, cada vez es menos lo que nos ha pasado cuando hay alguien que fallece cerca de nosotros, pero a , en lo personal aún sigo viendo aquella mujer advirtiéndome que algo sucederá, aún sigo sin saber quien era aquella mujer en vida, pero he de ser sincero, hasta hace un par de días que les estoy compartiendo mi historia… no sé si quizás la advertencia sea para alguno de quienes leen contarla.

 

Autor: Lengua De Brujo

Derechos Reservados

¿Te ha gustado esta historia?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar esta historia.

REDE
Author: REDE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.